Instalación eléctrica: protección contra los contactos indirectos

Oriol Margarit

Oriol Margarit

Technical Chief Operating Officer

Instalación eléctrica: protección contra los contactos indirectos

En Atriom somos Agentes de la Seguridad Industrial de Cataluña. Por ello a la hora de pedir un certificado de instalación eléctrica en Barcelona, tu seguridad es nuestra prioridad.

Pequeña historia de seguridad eléctrica

El primer reglamento eléctrico, considerado como tal y de ley, como Decreto o Real Decreto, es el de 1973, es a partir de esta normativa, cuanto se introduce la obligación de la puesta a tierra de las masas y equipotenciales en los sistemas de distribución de tipo TT, que disponen de un punto de conexión del conductor del neutro en la alimentación conectado directamente a tierra y a la estrella del secundario del transformador de baja tensión, las masas, deberán quedar conectadas a una toma de tierra separada, lo que llamamos la puesta a tierra del edificio.

A partir del Decreto 2413/1973 de 20 de setembre, también se incluye la obligación para la instalación de los interruptores diferenciales y de los aislamientos de los materiales eléctricos con PVC y similares, tanto de cables, como de canalizaciones o envolventes, entre otros.

La puesta a tierra de las masas y equipotenciales, es la primera medida propuesta como premisa para la protección contra los contactos indirectos, contactos que se pueden producir entre las personas o animales domésticos con partes que se han puesto o se pueden poner bajo tensión, como resultado de una falta de aislamiento, normalmente fugas que siempre tienen como origen un equipo o receptor eléctrico.

A la hora de solicitar online un boletín eléctrico en Barcelona, para Atriom tu seguridad y la de los tuyos es lo primero

Dado que el sistema de protección mediante la puesta a tierra de las masas y equipotenciales, es relativamente nueva, actualmente todas las instalaciones se deben proteger también, de obligado cumplimiento, con la protección diferencial residual, los interruptores diferenciales.

Dicho de otra manera, si un receptor eléctrico da como resultado un fallo de aislamiento y no resta su masa puesta a tierra, ésta puede quedar en tensión, el valor de tensión en relación a tierra que puede devenir, no será nunca superior al valor de tensión entre el conductor de fase y el potencial cero o de tierra, si tocamos la masa o receptor averiado, podemos ser nosotros los que le proporcionamos a la masa, el camino de la descarga de dicha tensión en a tierra, para notar los efectos del contacto eléctrico, nuestro valor de resistencia debe ser menor en relación al valor de la tensión, por eso es frecuente el que sólo podemos percibirlo cuando estamos descalzos o húmedos, por ello es recomendable, que los instaladores y operarios que a veces trabajamos con aparatos y aparamenta bajo tensión nos dotemos de calzado y guantes, para dar un valor suplementario a nuestra resistencia o aislamiento.

¿Para qué sirve un interruptor diferencial?

El interruptor diferencial lo que hace, es limitar la corriente que pueda circular por nuestro cuerpo, limitando este valor a la intensidad diferencial residual de las protecciones eléctricas, que siempre, actuarán como limitadoras.

En las instalaciones de interior, en las viviendas y sobre todo en los circuitos eléctricos tales como los destinados a alumbrados o enchufes, estos diferenciales deben ser instantáneos y de alta sensibilidad, es decir, igual o menos de 30mA, corriente a partir de la cual empezaremos a notar los efectos psicofisiológicos en nuestro cuerpo, podemos añadir también, que el paso del efecto de la electrocución distorsiona nuestro sistema nervioso, debido a que este es también, salvando las distancias, de carácter «eléctrico»

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email